Bienvenidos a Semanario Analisis Digital
Versión Impresa del Semanario Analisis | Jueves, 5 de julio de 2018
Volver a Analisis Digital | Ediciones Anteriores
puntos
04/07/2018 -  tiempo  4' 0" - 659 Visitas Entrevista a Carlos Chiara Díaz, ex vocal del STJ “No volví nunca a Tribunales porque me duele encontrarme con algunos colegas”
Click para Ampliar
“No logro entender cuál es el motivo por el que el juez federal no dicta la prisión preventiva del intendente”, indaga Chiara Díaz.
A un año y cinco meses de su renuncia, producida en el medio de un escandaloso proceso de juicio político, Carlos Chiara Díaz habla de todo, con el tono polémico que lo caracterizó siempre, ahora recargado sin las limitaciones del cargo. Realiza un repaso por las acciones en su contra y señala responsables. “Por mi independencia, yo molestaba”, asegura. Mientras apunta contra Claudia Mizawak, señala a dirigentes enojados por fallos y revela intrincadas negociaciones para obtener votos. “Urribarri le dio a la diputada Viola un cargo para su marido, el ex ministro montielista Berón”, dispara, al tiempo que rememora enfrentamientos con Alasino, Rossi y Maya, entre otros. También evoca el vínculo con cada uno de los gobernadores y se detiene en la relación con Montiel: “Era un hombre atropellador y autoritario”, recuerda. Chiara Díaz reclama prisión preventiva para Varisco, es muy crítico de la justicia provincial y federal, y habla de coimas, favores y designaciones de familiares. “Nunca volví a Tribunales porque me duele y me da fastidio encontrarme con algunos colegas”, confía.
Luciana Dalmagro
lucdalmagro@gmail.com


Siempre fue polémico a la hora de hacer declaraciones. Ahora, liberado de las restricciones impuestas durante el ejercicio de una carrera judicial que se extendió por 50 años, el ex vocal del Superior Tribunal de Justicia Carlos Chiara Díaz despliega su verborragia en una versión aún más provocativa.
Como en buena parte de las conversaciones que se dan en Paraná en los últimos tiempos, la charla arranca con el foco en la situación del intendente Sergio Varisco. “No logro entender cuál es el motivo por el que el juez federal -que reconoce, funda y afirma que Varisco estaba al tanto de las cuestiones de dinero y droga, y que hizo un arreglo político para que lo ayudaran a financiar su campaña- no dicta la prisión preventiva del intendente”, indaga el ex magistrado, histórico miembro de la Sala Penal del STJ, a un año y cinco meses del proceso que derivó en su renuncia en febrero del año pasado.

“Varisco no hizo algo culposo, sino que resulta ser una suerte de ente distribuidor -insiste-. Le dictan la prisión preventiva a Celis, al concejal y a la otra señora que estaba nada menos que en el área de Seguridad, pero uno se pregunta: ¿y al intendente, que fue el que posibilitó todo y daba las órdenes? Encima casi enseguida hacen un acto en la casa radical, ahí con los retratos de Alem. En los medios de Buenos Aires sale por todos lados que es un intendente de Cambiemos. Estos de Cambiemos están bastante lentos para la actividad política, porque no hay ninguno que aclare que este hombre pertenece al radicalismo”, despotrica, en un tono encendido que se mantendrá a lo largo de una charla de dos horas en su casa de calle Moreno.

—Ahora desde afuera, ¿cómo califica a la Justicia entrerriana?
—Los entrerrianos tenemos una justicia que deja mucho que desear. Tanto la provincial como la federal. No tenemos justicia independiente, ni siquiera algo que pueda llamarse justicia, sino algo que se parece y que reúne exteriormente el concepto de Poder Judicial, pero que en la práctica no le sirve al ciudadano. El ciudadano tiene razón en pedir una buena justicia, unos buenos fiscales, una buena policía, porque para eso mantiene el Estado y los sueldos de estos funcionarios. Tiene derecho a exigir. Y no está mal que se empiecen a ventilar casos que terminen en absolución o con un pedido de disculpas a los supuestos infractores. Lo importante es sacarlos a la luz. No estoy en la posición corporativa de pensar que lo que dice un juez o un fiscal no se discute. No. Se revisa. Si hay una instancia superior y el interesado quiere que le den explicaciones, es lo que dice la Constitución. La justicia es revisable porque somos humanos y podemos cometer errores.

—¿Cómo lee hoy el proceso que derivó en su renuncia?
—Me metieron en una situación prefabricada, me inventaron cuestiones. En el primer pedido, como que me perdonaron. Yo no hice ninguna gestión y me sacaron. A la señora que era presidenta del tribunal, que creaba los problemas con las idas y venidas, a quien yo permanentemente suplía como presidente de sala, a ella no le hacían nada hasta que no sé quién apareció del bloque de Cambiemos y la acusaron a ella. Pero rápidamente la exculparon. Y en el caso mío no fue cuento lo que me pasó. Después de hacer mi defensa y presentar rápidamente toda la prueba, perdí el conocimiento. Tuve que hablar a los testigos para que vinieran, había fechas fijadas y no me dio la salud. Menos mal que me pasó acá. Me internaron y después me llevaron a Buenos Aires porque no reaccionaba. Estuve 19 días allá. Alcancé a pedir, a través de mi hijo y mi mujer, que postergaran la iniciación de la audiencia. Me dijeron que no porque tenía abogado defensor y realmente no era así, porque Guillermo Brunner no estaba apoderado por mí. Yo hasta le podría hacer un juicio a la provincia porque no se respetó la estabilidad de los jueces. Pero yo no quedé del todo bien. Miedo no tuve nunca. Hubiera seguido adelante pero no me dio la salud. Mi mujer me vio todo entubado y dispuso mi traslado a Buenos Aires. Después tuve que pagar todos esos días, la ambulancia y demás. Tuve que sacar un crédito. No me iba a poner a pleitear con el Iosper.


(Más información en la edición gráfica número 1081 de la revista ANALISIS del jueves 5 de julio de 2018)
Enviar Imprimir
ULTIMA EDICIÓN
EDICIÓN ACTUAL
Deportes
Servicios
Envianos
tu noticia
Las mas leídas
Analisis Digital | Director | Denuncias | Contáctenos |  Pagina de Inicio |  Agregar a Favoritos |