Bienvenidos a Semanario Analisis Digital
puntos
12/07/2018 -  tiempo  3' 20" - 533 Visitas Esperan inversores para reabrir Gualeguaychú: trabajadores de una mutual atraviesan una situación límite
Click para Ampliar
Supermercado y farmacia cerraron en abril por reformas que no se hicieron. Ahora cortaron la luz y el agua.
Los empleados de Supervisión Gualeguaychú, Mutual de Servicios Sociales, atraviesan una situación límite: las puertas del supermercado y de la farmacia cerraron sus puertas en abril, tras haber anunciado reformas que nunca se hicieron. Las góndolas se vaciaron y quedan muy pocos productos. Hay un grupo de empleados que no se consideraron despedidos y concurren a su lugar de trabajo. Pero hace una semana contaron el suministro de luz y agua en el lugar, por falta de pago. Tampoco funciona el servicio fúnebre de la mutual, algo que quedó en evidencia en el fallecimiento de una socia activa, a quien la mutual no le cubrió el sepelio. El supermercado y la farmacia cerraron en abril con la excusa de una serie de reformas que nunca se llevaron a cabo. Varios trabajadores se consideraron despedidos, mientras que otros pelean por su fuente laboral en una mutual de servicios que supo ser emblema de la ciudad.

Humberto Batto (delegado), Roberto Moreyra (socio y empleado que se considera despedido) y Juan Egui (empleado que lucha por su fuente laboral), hablaron sobre el momento que viven y la incertidumbre de no saber qué va a pasar con la mutual que cuenta con un número importante de socios, que aportan todos los meses aunque hoy no sepan dónde y a quién pagar.

Hasta 2017 trabajaron 42 personas en la Supervisión Gualeguaychú Mutual de Servicios Sociales. Posteriormente, algunos se fueron retirando y cuando todo quedó en la nada, muchos se dieron por despedidos, quedando fuera de la empresa, pero como socios activos. En definitiva, al momento del cierre trabajaban en la Supervisión 21 personas: 20 en el supermercado y uno en la farmacia.

“Los problemas datan de al menos cinco años atrás, aunque las puertas se cerraron en abril de este año porque se iban a efectuar una serie de reformas y porque existía la posibilidad de que llegara un inversor”, explicó Batto y prosiguió con el relato del derrotero de los trabajadores: “Se anunció que el 12 de mayo se iban a reabrir las puertas, algo que no se concretó, luego se cambió la fecha para el 21 y así sucesivamente”.

Sin embargo, las puertas continúan cerradas, pero ahora con el agravante de que no tienen luz ni agua. Ni siquiera hay un empleado que les cobre a los socios que vienen a pagar todos los meses. “Lo peor de todo es que no tenemos ningún tipo de repuesta por parte de una comisión directiva, que ni siquiera se acerca para explicarnos que pasa y cuál es el futuro de nuestra fuente de trabajo”, resaltaron.

“Con la cantidad de socios que tiene la mutual y con un buen inversor que acompañe, tranquilamente se podría reanudar el servicio”, sostuvo Moreyra, antiguo empleado de la farmacia, quién además denunció que “lamentablemente no hay a quien abonar la cuota, algo que es preocupante porque nos estamos quedando sin servicios. La gente quiere abonar, pero no tienen dónde y a quien hacer efectivo ese pago. La situación es muy confusa, con familias que dependen directa e indirectamente de la suerte de la Supervisión, que hoy se encuentra a la deriva”.

“Desde que se cortó la luz hace ya una semana, a los de la comisión directiva no los vimos más. De todas maneras, el diálogo era prácticamente nulo, dado que venían al mediodía o en horas de la tarde, cargaban algunos papeles y se iban”, denunció Egui. “Cada vez se hace más cuesta arriba seguir adelante. En mi caso, llevo seis meses sin cobrar un peso, mucho menos cobrar el aguinaldo. Pero hay gente a la que le deben mucho más. Es necesario que haya una solución urgente porque nos estamos endeudando por culpa de los sueldos caídos. Tenemos la mejor voluntad y nos presentamos todos los días con la esperanza de que a la brevedad se abran las puertas con nuevos inversores”, suplicó.

El Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria y las partes se reunirán mañana a las 9. “Hemos concurrido a la oficina local del Ministerio para exponer la situación que estamos viviendo, sin energía eléctrica, sin poder marcar una tarjeta. Pero la reunión del viernes apunta a conseguir una repuesta concreta de la comisión directiva para saber finalmente dónde estamos parados y qué va a pasar con la Supervisión Gualeguaychú Mutual de Servicios Sociales”, concluyó.

(El Día)
Enviar Imprimir
ULTIMA EDICIÓN
Destacadas
Deportes
Servicios
Envianos
tu noticia
Las mas leídas
Analisis Digital | Director | Denuncias | Contáctenos |  Pagina de Inicio |  Agregar a Favoritos |