Bienvenidos a Semanario Analisis Digital
puntos
04/12/2017 -  tiempo  2' 17" - 645 Visitas Causas y Azares S.O.S... Patria…
Click para Ampliar
No puede sorprender el daño que provoca el abandono en ese lugar llamado soledad.
Es común que cuando la vida muestra alguno de sus oscuros costados, se reaccione oscuramente. Qué trabajador puede ofrecer la otra mejilla cuando le llega el aviso de las vacaciones obligatorias, luego la suspensión temporaria, y finalmente el telegrama de despido. ¿Y el Estado?. Qué ama de casa no sabe que lo único que suben sin necesidad de recurrir a los piquetes, marchas de silencio, cacerolazos, cortes de ruta, o carpas blancas, son los precios de la canasta familiar. Como contrapartida no suben porque los empresarios utilizaran esas herramientas para lograrlo de un día para otro, ante el asombro de los clientes, no son capaces de pagar horas extras y hacerlo a puertas cerradas. Remarcan por el combustible, por las paritarias, por la cotización del dólar, por la crisis de Brasil, por las estúpidas excusas que les convienen y punto… ¿Y el Estado?. Por qué un trabajador, un jubilado, terminan en el hospital público sin capacidad de reacción, cuando los médicos, los odontólogos, no los atienden y las farmacias no les hacen los descuentos ni proveen de los remedios “gratuitos”, argumentando el corte del servicio por falta de pago, mientras ellos mes a mes, aportan rigurosamente a sus obras sociales y al PAMI. Un PAMI en reiteradas ocasiones prestando voces y rostros humillantes, hacia “Nuestros queridos adultos mayores”. Sí, esos sobrevivientes al sistema que les dan la oportunidad de un trabajo digno… ¿Y el Estado?...

¿Por qué las minas argentinas “intoxican”?
¿Por qué los cultivos en tierras fértiles se “intoxican” de glifosato?
¿Por qué nuestros pollos crecen con hormonas sospechadas?
¿Por qué nuestras vacas son condenadas a crecer hacinadas sin disfrutar de valiosas?
¿Por qué el país rico en capas acuíferas, en riquezas subterráneas, y en vírgenes extensiones debe tolerar que lo maltraten propios y extraños, cercanos y lejanos?...
¿Por qué en el fútbol los rivales visitantes juegan sin el aliento de sus hinchas?
¿Por qué angustia hasta el amanecer el recital que los jóvenes quieren disfrutar?
¿Por qué subirse a un tren es un desafío a la supervivencia?
¿Por qué hay aviones, controladores aéreos, aeropuertos sospechados en su eficiencia, seguridad o garantía de aterrizaje?
¿Por qué pudo celebrarse la media vida de un submarino?...
¿Por qué un país naturaliza vivir de investigación en investigación, cuando la verdad, aunque duela, está allí?...
¿Por qué los errores, los profundos dolores arrastrados de generación en generación se han cometido, se han sufrido tanto en Estados omnipresentes como en Estados ausentes?....
¿Y el Estado?...

Varias posibles respuestas, entre ellas, porque los extremos se acercan hasta encontrarse. Porque los “padres autoritarios” niegan a sus hijos el derecho a crecer en libertad. Porque los padres permisivos, dejan a sus hijos librados a su suerte justificados en que los golpes (físicos y de los otros, esos que duelen históricamente) los hará hombres.

Y mientras tanto, mientras se lloran ausencias irreparables, mientras los responsables propician investigaciones, se reclama a gritos por la PATRIA. La misma que necesita que el Estado la encuentre para no abandonarla NUNCA MÁS.

No puede sorprender a pocos ni a muchos, el daño que provoca el abandono en ese lugar llamado soledad.
Enviar Imprimir
ULTIMA EDICIÓN
Deportes
Servicios
Envianos
tu noticia
Las mas leídas
Analisis Digital | Director | Denuncias | Contáctenos |  Pagina de Inicio |  Agregar a Favoritos |