Bienvenidos a Semanario Analisis Digital
puntos
01/09/2016 -  tiempo  2' 38" - 4895 Visitas Sobre el convento de Nogoyá Solidaridad
Click para Ampliar
Sr. Daniel Enz:
Siento la necesidad de expresarle mi SOLIDARIDAD ante las reacciones de la jerarquía eclesiástica por su nota de investigación de los hechos ocurridos dentro del convento de carmelitas de Nogoyá. Como católica -por tradición familiar, formación y elección de vida- le expreso que me hubiera gustado ver en los obispos que hemos tenido el mismo compromiso con las víctimas y con la verdad que Ud. ha puesto en evidencia en su trayectoria como periodista.
Si creen estas autoridades eclesiales que con sus declaraciones que justifican lo injustificable o niegan lo evidente, lo descalifican a Ud., se equivocan. Lo que logran es alejar -ellos, no Ud.- a la gente de la iglesia. ¿Con qué ganas puede ir alguien a una misa a escuchar a personas que, pudiendo cambiar las cosas dentro de la iglesia, prefirieron mirar para otro lado y callar? En fin, para los católicos la misa es sobre todo un encuentro de la comunidad en Cristo y la Biblia; y por eso seguirán existiendo.

En una época las mujeres que tenían inquietudes intelectuales y espirituales se refugiaban en un convento buscando allí la oportunidad para estudiar, leer, escribir, crecer humanamente. Tal el caso de Sor Juana Inés de la Cruz. O de la misma creadora de la orden de carmelitas, Santa Teresa de Ávila, reconocida como "Doctora de la Iglesia".

Hoy hiere ver que a comunidades de religiosas convertidas en centro de prácticas oscurantistas, alejadas de la espiritualidad evangélica. Aunque no deben usarse citas sueltas o versículos aislados del Evangelio -tal como hacen a veces algunos "doctores" de nuestra iglesia local para emplear el Evangelio en apoyo de sus argumentos-, no puedo dejar de recordar una dura crítica de Jesús a los legistas: "¡Ay, también de vosotros, los legistas, que imponéis a los hombres cargas intolerables, y vosotros no las tocáis ni con uno de vuestros dedos!" Lucas, 11, 46.

No quiero que la iglesia ni ninguna institución promueva la sumisión y la anulación de la conciencia, la alienación y pérdida de voluntad, prive a mujeres indefensas de los más grandes dones con que Dios nos creó: el lenguaje para comunicarnos y la libertad. En lugar de desarrollar esas prácticas de ascesis rebuscadas y dudosas, ¿por qué no se aprovecha ese tiempo de silencio y meditación para una formación intelectual privilegiada? ¿Los docentes y autoridades de la UCA no podrían haberles preparado guías de lectura y bibliografía sobre filosofías, debates teológicos, problemas contemporáneos, etc.?
Las becas a universidades europeas han sido reservadas para los hombres de la iglesia. ¿Qué libros tenían en el convento? En términos cristianos, este abandono en el plano intelectual o espiritual por parte de quienes sí tuvieron acceso a los bienes de cultura y no los compartieron, se llama "pecado de omisión o falta de misericordia". Si sirve para calmar suspicacias, diré que no ocurre solo en la iglesia. Ya se sabe que el machismo y la mezquindad de los grupos ilustrados ocurren en casi todos los ámbitos, como el académico y el político.

Lo saludo cordialmente. Y gracias por el aporte que Ud. hace desde el periodismo para mejorar la sociedad entrerriana.

Liliana Rodríguez

DNI 14.021.375
Concordia
Sitio web: alfabetizacionlenguayliteratura.blogspot.com
Enviar Imprimir
ULTIMA EDICIÓN
Destacadas
Deportes
Servicios
Envianos
tu noticia
Las mas leídas
Analisis Digital | Director | Denuncias | Contáctenos |  Pagina de Inicio |  Agregar a Favoritos |