Bienvenidos a Semanario Analisis Digital
 -  tiempo  6' 56" - 15803 Visitas A manera de prlogo, por Miguel Bonasso
Click para Ampliar
Miguel Bonasso.
En la Argentina contempornea, el novelista policial Raymond Chandler se hubiera muerto de hambre, porque le hubiera costado encontrar una trama ms negra, perversa, intrincada y decadente que la que suministran los medios a diario. Leyendo el segundo libro de Daniel Enz compruebo que esa tendencia de nuestra sociedad a la novela negra tambin es patrimonio de nuestras provincias; en este caso Entre Ros. Abogados que mueren empalados en su estudio con pelos pbicos en la boca; policas de la dictadura que ofrecen seguridad o la cancelan drsticamente cuando alguien paga; ex militantes de los setenta que se convierten en strapas del tercer milenio; senadores que mandan construir mansiones fastuosas (aunque irremediablemente cursis); funcionarios que navegan entre el Estado y Alfredo Yabrn; putas y putitas; corruptos y corruptitos, fiscales y jueces que dejan caer las causas o les echan arena encima, como los gatos con sus cajas de mierda; expertos de la Fuerza Area que siempre le echan la culpa de los accidentes al piloto, son apenas algunos de los srdidos personajes de esta saga siniestra que desnuda la invencibilidad del estado mafioso; tanto a nivel nacional como en la escala entrerriana.
Click para Ampliar
 -  tiempo  43' 4" - 22982 Visitas Captulo 1: Los militantes Eduardo Emilio Romero estaba preocupado por los padecimientos econmicos de su entraable amigo. Una tarde de abril de 1991 lleg a la casa de su compaero, munido de un sofisticado maletn (sigue).
Click para Ampliar
 -  tiempo  54' 15" - 20958 Visitas Captulo II: El nuevo poder El olfato siempre fue una de sus virtudes. Y en esos das estaba convencido de que le iban a ofrecer la postulacin. Haba crecido como nadie, pese a su juventud y unos pocos actos le hicieron ver que tena llegada a la gente, an fuera de su terruo. Simul paciencia, pero por dentro era un hervidero.
Click para Ampliar
 -  tiempo  62' 17" - 33038 Visitas Captulo VI: Amigos, negocios y visitantes Adolfo Donda Tigel no slo era uno de los hombres clave en la estructura de conduccin de la ESMA sino que, adems, era considerado uno de los ms duros. Estaba adiestrado como un perro de caza para liderar los operativos de secuestro en la calle, torturar y, si era necesario, tambin ejecutar. El 10 de agosto de 1979 comand la captura de Vctor Melchor Basterra, un dirigente del gremio grfico. Despus de casi veinte horas de tortura con picana elctrica y golpes, lapso en el cual Basterra sufri dos paros cardacos, fue obligado, el sbado y domingo siguientes, a ir con sus captores a diferentes lugares de cita con compaeros del denominado Peronismo de Base (PB), al que perteneca. En esas recorridas fueron secuestrados Guillermo Clera, Lito Bordolino, Juan Carlos Anzorena y Nora Irene Wolfson. Los dos ltimos an permanecen desaparecidos. Muy cerca de Donda haba otro personaje que transit por Concordia en los primeros tiempos del retorno democrtico, aunque no por muchos das, porque decidi huir cuando fue denunciado pblicamente: el prefecto Hctor Daniel Febre -conocido como Selva-, quien coordinaba los trabajos de falsificacin de documentos y era el encargado de los nios nacidos en cautiverio. Donda tambin fue el autor del secuestro de un ex conscripto entrerriano. El joven se dio cuenta de que era Donda Tigel porque lo conoca de Diamante. "Yo me sorprenda cuando me preguntaba por mi to o mi primo y mencionaba lugares que nicamente conoce la gente del pueblo", record.
Click para Ampliar
 -  tiempo  36' 31" - 20150 Visitas Captulo VIII: Calero El jueves 28 de febrero de 1991 el contador paranaense Ricardo Baronetti se levant un poco antes de las 5. Despert a su familia, desayunaron y partieron hacia Chapadmalal. El Peugeot 504 iba bastante cargado. Los tres hijos del entonces director administrativo del Ministerio de Bienestar Social, Cultura y Educacin de Entre Ros quisieron llevar buena parte de sus pertenencias, como para que no les faltara nada en los das de veraneo. Pero en el coche, adems, iban los padres de su esposa Liliana (sigue).
Click para Ampliar
 -  tiempo  20' 53" - 14589 Visitas Captulo IX: La cada -Qu hacemos, Chiqui? -pregunt la fiscal Susana Medina de Rizzo. -Voy a ordenar la detencin de las tres personas que reconoci la testigo. Trat de estar en cada uno de los operativos -respondi el juez de Instruccin Hctor Enrique Vilarrodona.
Click para Ampliar
 -  tiempo  42' 8" - 16570 Visitas Captulo X: La fuga -Ministro, se fug Balla. -Cmo que se fug? De la propia Jefatura de Polica? -Alguien lo sac del Casino de Oficiales. Todava no sabemos quin ni cmo. Al jefe de Polica de la provincia, Julio Lujn Gonzlez, le temblaba la voz cuando se decidi a avisarle a Hernn Orduna lo sucedido poco despus de las 2.30 del 7 de noviembre de 1991 (sigue).
Click para Ampliar
 -  tiempo  43' 36" - 15822 Visitas Captulo XI: Juicio y condena -Cmo se llama usted? -pregunt el hombre de la Justicia. -Leonardo Cparo. -Qu edad tiene? -16. -Qu es lo que quiere declarar? -A los pocos das de conocido el secuestro del escribano Calero caminaba por Avenida Almafuerte, en direccin hacia el centro de Paran, cuando observ el automvil de Alcides Prez, quien trabaja como chapista en el taller del prestamista Humberto Trtul. El estaba en el mostrador de un bar. -Y qu era lo que haca? -Estaba conversando con otra persona que no conozco y le dijo: "A Calero lo mataron por orden de Trtul, por un supuesto negocio de dlares". -Escuch algo ms? -Pude or que al escribano lo llevaron hasta la zona del Tnel Hernandarias, donde lo cargaron en el yate del abogado del prestamista, el doctor Jorge Ghebart, y lo fondearon en el ro con una batera atada a un alambre. -Pudo saber de los supuestos autores? -All dijeron que participaron Eduardo Romero, Jorge Fadil, Luis Lenzi y el comisario Ros, de la Tercera. Haban robado una lancha para hacer creer que el hecho se cometi con esa embarcacin y de esa manera no involucrar al doctor Ghebart.
Click para Ampliar
 -  tiempo  48' 2" - 18190 Visitas Captulo XII: Captura y despus El lunes 21 de febrero de 1994 son temprano el telfono en el despacho del jefe de Polica de Mario Moine. El comisario inspector Humberto Kuttel -reemplazante del renunciado Eloy Fernando Heinze- levant el tubo y escuch la voz de uno de sus subordinados que lo llamaba desde la localidad bonaerense de Merlo, donde haca ms de un mes que estaba comisionado. "Seor jefe, hoy lo agarramos. El plan est delineado y todos los recaudos estn tomados", dijo el polica, considerado un hombre de confianza del director de Operaciones y Seguridad, Carlos Gngora, quien decidi el envo del grupo. Casi dos horas despus, Kuttel volvi a ser requerido telefnicamente. "Balla est detenido", se le inform. Entre los allegados a Moine era la noticia ms importante de los ltimos tiempos. Faltaban escasos minutos para la asuncin del nuevo ministro de Gobierno, Hermo Pesuto -en reemplazo de Daro Quiroga- y la euforia, aunque en ningn momento fue trasladada a los numerosos invitados presentes, resultaba casi incontenible.
Click para Ampliar
 -  tiempo  55' 9" - 33029 Visitas Captulo XVI: Los fantasmas de Nogoy Jorge Castillo abandon de madrugada el club donde se haba realizado, en horas de la noche del 17 de septiembre del 94, un asado de la lnea interna del PJ. Era el precandidato a intendente de Nogoy por el sector de Jorge Busti y estaba orgulloso porque, en verdad, tena suficientes cartas para considerarse un futuro ganador en la puja con el postulado por el moinismo. Pero no eran das tranquilos, sino de un gran nerviosismo.
ULTIMA EDICIÓN
Servicios
Envianos
tu noticia
Las mas leídas
Analisis Digital | Director | Denuncias | Contáctenos |  Pagina de Inicio |  Agregar a Favoritos |